Posted on Leave a comment

El primer largometraje de ficción en Colombia sobre Metal

Por Ana Cubides

Fidelio Films es una productora transnacional de contenidos audiovisuales con una de sus sedes en Bogotá. Ellos son uno de los invitados especiales a la primera versión del Festival de Cine y Metal (FICIME). Mauricio integra este colectivo. Él es un realizador bogotano destacado y experimentado, en donde la música es un componente definitivo en sus creaciones. Ha conformado el equipo de varios videoclips de Sonic Youth, The National, Hot Chip y de otras bandas norteamericanas. Este año, espera estrenar su primer largometraje basado en el primer concierto de Iron Maiden en Colombia. Tuvimos una charla y esto nos comentó.

Pese a que Mauricio es un personaje bastante destacado dentro del audiovisual nacional, su nombre no nos dice mucho. Él cuenta historias; narra sonidos, sus piezas están colmadas de música y estructura escena por escena para dar vida a una pieza. Mauricio se presenta, «Hola. Soy Mauricio Leiva Cock, un realizador bogotano. Escribo, dirijo y edito proyectos para cine y televisión. Mi trabajo ha variado mucho, he escrito para series como Distrito Salvaje, Falco y Frontera Verde. He editado películas como Candelaria y Mambo Cool. Ahora estamos terminando mi primera película como director que se llama La noche de la bestia. Me encanta contar historias».

Para continuar y completar tu presentación: de tus piezas audiovisuales, ¿cuál nos recomendarías?, ¿es posible apreciarla de alguna manera? Inmediatamente y con risas analiza su trabajo, «es difícil recomendar el trabajo propio. Obviamente, La noche de la bestia es una de las muestras más sólidas de mi trabajo, que es un trabajo de mucha gente, no solo mío. En términos narrativos recomendaría Clankety Clank, que fue mi primer cortometraje como director. Este está en Vimeo abierto. También está Café con leche fue otro corto que hice hace unos años en Colombia. Mi trabajo como editor, pueden ver Candelaria de Jhonny Hendrix, está en Netflix… En escritura trabajé en Distrito Salvaje que está en Netflix y Frontera Verde que soy co-creador y uno de los escritores, la cual se estrenará en agosto».

Ya viene tu opera prima La noche de la bestia. Desde que en 2017 se divulgó en algunos medios su existencia, muchos estamos a la expectativa. ¿Por qué hacer una película «metalera»?, ya que no es solo la música incidental y la banda sonora, es la historia completa. Mauricio explica, «yo crecí rodeado de metaleros. Para serles completamente honesto, yo no era muy fanático en mi adolescencia, pero muchos de mis amigos sí lo fueron. La película está inspirada en ellos y en la amistad que forje con ellos. La hice también pensando en que la comunidad metalera y muchos de mis amigos eran personas muy abiertas e inteligentes, aun cuando existía ese estigma en contra de los metaleros de parte de la comunidad religiosa. Mostrar ese lado más humano, más real de la adolescencia metalera, que para mí fue muy importante y en la ciudad de Bogotá que es una cultura y comunidad muy importante. También el concierto de Maiden fue tan importante en su momento histórico para Bogotá y para los metaleros, fue chévere darse cuenta de cómo este concierto unió a tanta gente, en su mayoría metaleros, pero no solo metaleros. Contar esa historia me pareció chévere y distinto, salirnos un poco de la temática común, de las narrativas comunes que hacemos en Colombia».

Además del porqué hacer una película metalera, ¿qué expectativas tienes?, ¿cómo te ha ido con esta pieza? Mauricio añade, «nos ha ido muy bien con la película, todavía no está terminada como ya lo mencioné. Hemos participado en dos proyecciones de dos festivales de working progress. Estos son proyecciones de la película en el estado en el que va. La mostramos hace unas semanas en el Festival de cine de TribeCa en Nueva York, donde gusto mucho. Tuvimos una recepción muy positiva. La película es una comedia, una comedia dramática, entonces las reacciones fueron muy positivas. Esperamos terminarla pronto. Estamos todavía buscando fondos para pagar algunos de los derechos musicales, pero ya estamos moviendo la película tanto nacional como internacionalmente».

Ya sabemos lo complejo que es hacer un audiovisual en nuestro país, ¿qué fue lo más difícil de ejecutar La noche de la bestia? Con sobresalto explica, «es una película de muy bajo presupuesto, la hicimos gracias a la ayuda de mucha gente en Bogotá, incluido Rock al Parque que apoyo mucho la película y nos dejó filmar las escenas del concierto de Maiden durante Rock al Parque de 2017. Creo que la parte más complicada fue la búsqueda de los actores, al principio, ya que son dos personajes bastante específicos. Hicimos un llamado grande a la comunidad metalera, hubo ayuda de Vice, de Noisy, de The Rolling Stone, de Radiónica y de varias de las otras instituciones musicales y metaleras de la ciudad para encontrar estos jóvenes. Fue un proceso complejo, pero aprendimos un montón y logramos dar con nuestros dos protagonistas. Ha sido también complicado el tema de la finalización, de nuevo por términos de presupuesto, conseguir el dinero para poder conseguir los derechos de la música que queremos usar. No ha sido un proceso fácil y de manera irónica ha sido más fácil conseguir el apoyo de Iron Maiden con su música que de algunas bandas en Colombia. Esperamos que en los próximos meses podamos cerrar ese tema».

Te encanta contar historias, ¿qué tal fue esa experiencia de trabajar con el co-escritor de La noche de la bestia, Benjamín Figueroa? «Benjamín el co-escritor entró al proceso cuando yo ya tenía un tratamiento de diez páginas de la película. Ya tenía a la historia formada, los dos personajes principales; no todo 100 % pero ya teníamos un documento que delineaba hacia donde iba la historia. Quería traer a alguien que estuviera más cerca de la adolescencia, aunque Benjamín no es un adolescente, pero quizá sea más joven y que le tuviera una pasión al género del Metal. (…) Fue muy bacano trabajar con él y le trajo una perspectiva bastante positiva a la historia».

Para finalizar el tema de tu primer largometraje, ¿cuándo tendremos el privilegio de verlo en salas? «Esperamos que La noche de la bestia salga en cines a finales de este año. Tenemos una fecha ya definida por Cine Colombia, que van a distribuir la película. Aún no estamos 100 % seguros si es octubre o noviembre o la fecha exacta. Esperamos que salga a final de año, sino seguro para los comienzos de 2020 estará en cine. Sino, pues la pirateamos y la mostramos». Concluye con risas.

Ya hemos conversado de tu relación con la música, entonces, tus piezas o trabajos presentan un componente fuerte basado en el sonido o en la música, ¿tu relación con la música es tan estrecha? A lo que contesta con vehemencia, «mi relación con la música es bastante estrecha, no toco ningún instrumento, pero desde muy chiquito y gracias a la influencia de mi hermano mayor, estuve rodeado de mucha música. Él si es músico». Asimismo, agrega, «la música ha influido mucho en mi trabajo. En realidad, me encanta. Escuchar distintas bandas es una de las cosas que más hago día a día. De una manera u otra, siempre ha permeado mi escritura, siempre estoy pensando en música mientras escribo; incluso cuando estoy trabajando como director o editor, la música me ayuda a generar un ritmo de cómo contar la historia».

Retomando el tema de la música, serás uno de los invitados importantes y especiales del primer FICIME, el público aún está por conocerse. No sabremos si irán únicamente metaleros, metaleros cinéfilos o expertos en general. El hecho de que se incluya un diferencial y agregado como lo es la música, el Metal, ¿qué recomendaciones nos darías para abordar y disfrutar el FICIME? Mauricio acentúa que, «el componente musical es tan importante. Ojalá se integre a muchas bandas de Metal de la ciudad, si se puede de Colombia. A los fans y seguidores del género, seguramente se sentirán representados por el festival, ya que la comunidad es grande y bacana en todo Colombia».

Siguiendo la misma línea y, teniendo en cuenta que este es un festival de cine «musical», ¿alguna pieza recomendada, algún festival o algún personaje (realizador a agente audiovisual) dentro del cine documental musical o cine musical de ficción al o los que debamos estar atentos? A esta contrapregunta añade, «en estos días me recomendaron un director uruguayo Pablo Stoll que dirigió 25 Watts. También es una película bastante musical, filmada en el Montevideo de los noventa. Recomiendo Linda Linda Linda, una película japonesa sobre la conformación de una banda de chicas en Japón. Está bastante chévere. De todos modos, 25 Watts es un punto de referencia para el cine Latinoamérica y el cine que tiene que ver con música. También hay una película sueca que se llama Somos lo mejor, que está muy chévere. También tiene que ver con música. Esas se me ocurren en este momento».

¿Algún consejo a las nuevas generaciones de audiovisualistas? ¿En qué partes del proceso se debería matizar? «creo que hay que arriesgarse, no tenerle tanto miedo a la industria o a qué tipo de historias se deba o no se deba contar. Tratar de caer en cuenta de que, si no se puede hacer con todo lo que se necesita, tratar de hacerla como sea. Nosotros nos lanzamos a hacer una película pequeña y creo que la buena energía que la película misma tenía y nuestros productores y como la comunidad y la ciudad nos abrió las puertas para producirla fue muy gratificante».

Ahora sí para finalizar, un mensaje de invitación del porqué asistir al FICIME.

«Al FICIME toca asistir porque es un espacio donde se encuentra la música y el cine, especialmente el Metal, que tiene una comunidad en Bogotá tan grande. Ojalá el público aproveche la oportunidad de ver películas o de generar discusión en relación a la música y a las historias».

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *