Posted on 1 Comment

Estridencia, furia y precariedad. Colombia Underground I – Generación Ultrametal

By Ana Cubides
@m42zine

 

«La escogencia fue la música, no fueron las armas
o alguna otra manifestación bélica;
solo el sonido y las letras: una estética»

Alexis Vélez de Organismos

 

Se abre el telón con una de las intros más representativas del ser metalero en tiempos análogos, escuchar Metal, mientras se creaban las caratulas a mano y con lapicero negro para tus casetes. Así inicia este documento fílmico iluminado por el Metal primigenio de Colombia, por el Ultra Metal, una «experiencia diferente» tanto para la música del país como para la sociedad aletargada. Esta es una serie de varios capítulos, siendo este el capítulo I, un audiovisual que se prolongó en su configuración desde 2015 a 2020. Su director Daniel Ricardo Moreno lo dedica a las víctimas del conflicto armado del país. Una labor 100 % independiente de la mano de un equipo bogotano reducido con capital creativo y de equipamiento y en el que iban una vez al año a la capital montañosa para filmar.

Es inexplicable que una nueva sociedad a inicios de los ochenta, proveniente del desplazamiento forzado origine tanto dentro de la nueva música urbana en las comunas norteñas de Medellín. Sería la periferia el último y único reducto donde los intersticios nunca sofocaran lo chirriante y los gritos puntiagudos de un estilo musical que hasta hoy no son solas remembranzas, son la evidencia frontal de décadas continúas escuchando, tocando, habitando… «la chatarra, el sonido estridente» como lo menciona Ramón. Fue ese escupitajo de libertad que desencadenó las bandas primigenias, la sed de escucha, el ansia de encontrar la fuente de poder musical, el sentir andariego de obtener la melody y un toke en cualquier lugar vacío de una casa o tal vez escuchar Metal mientras otros «charrasquiaban las guitarras» según Alejandro ex Astaroth.

Fue también, la matanza de metaleros bajo el signo de la violencia generada por el narcotráfico y la represión de organizaciones para amedrentarlos. No es tan distante nuestra realidad a la de países como Argentina y Chile donde las dictaduras ejercieron su opresión (Ver: https://www.youtube.com/watch?v=Yb4u3Q1APHk y https://www.ficimefestival.com/estudiando-el-metal-en-america-latina/). Contraponiendo todo lo anterior, el Metal es algo subterráneo, sí, pertenece a las músicas del bajo mundo, de los escasos y de los pocos, de lo hereje e ilegítimo. Para poder custodiarla, se necesitaba un órgano de castigo para con los y las apostatas o, en otras palabras, los caspas. ¿Esto fue otra forma de violencia generada por esos contextos habitados por las espinas del calvario?

Rodrigo D fue la argucia de los metaleros que ya erraban en parches, el documento visual y musical único que fue aclamado o despreciado y, donde aún hoy, se evidencia en una banda sonora las agrupaciones de su momento, las que fenecieron y las que siguen sonando en el 2021; asimismo, las dificultades para engendrar los vestigios del Metal como lo testimonia La Bruja, «ve, fuimos a grabar a tal estudio y les decían: si uds tocan lo que hacen Parabellum no los grabamos aquí». Es la necesidad de dejar obra, sabiduría trascendental. De insistir y nunca desistir. De ver sepultar unas bandas y continuar con las mismas u otras ulteriores.

Luego del Ultra Metal, ¿qué viene?, ¿en qué andamos?, ¿estamos recreando o creando?

1 thought on “Estridencia, furia y precariedad. Colombia Underground I – Generación Ultrametal

  1. Excelente reseña para el buen trabajo de los amigos Daniel y Andrés en Bogota.
    Mis mejores deseos para esa labor gecga desde el subterráneo y la autogestión.
    Un gran documento lograron!
    Y excelente es la labor de Sebastián en su FICIME!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *