Posted on Leave a comment

Para mí, la muerte es optimismo: Alex Oquendo

Por Sebastián Rozo – Periodista

 

Desde Antioquia llegó, para el segundo día del FICIME, la producción audiovisual: Sonidos de la nada del director y escritor Daniel Rubiano Restrepo, que narra el origen y consolidación del movimiento rockero y cultural en una región (Andes) de este departamento y visibiliza la construcción no de un estilo de vida, sino de la vida misma de unos habitantes que se enamoraron de un género musical para transformar el territorio y su sociedad.

Allí, el autor explora cómo a través del tejido y la interacción social se dio el aterrizaje del heavy metal. Un nuevo vecino que venía con nuevas ideas y que fue acogido por quiénes, luego, serían la memoria histórica de una región. Lugar que no era ajeno a la violencia y muerte que vivió, y vive, Colombia en la década de los 80´s.

Y fue, precisamente, ese escenario de confrontación armada que contribuyó al interés por documentar, desde el cine, cómo el metal se enfrenta a ello. Para esto se llamó, para un conversatorio luego de la producción, a la tarima a Alex Oquendo, una institución del Death Metal en nuestro país con su banda Masacre, que por años y años ha estado denunciado y protestando con su música y expresó: “Desde hace 33 años vengo hablando de estas realidades de Colombia y hace 30 años me paré, por primera vez, en un escenario y coloqué la bandera del país al revés. Me dijeron: “Ey, la bandera está mal”. Y contesté: “No, está como es el país. De cabeza. En guerra”

A la par, también fue invitado el director y documentalista Nelson Varas-Diaz que expresó la necesidad que siempre ha tenido de narrar, con la producción y las imágenes, los temas que son importantes para él y que los ha encontrado, fogosamente, en las duras vivencias latinoamericanas y colombianas. Al respecto afirma: “Los documentales americanos del metal que vi, en mi formación, no me hablaban. Cuentan y quieren imponer una versión universalista de la historia del metal. Allí, por ejemplo, no se cuenta la historia de Alex y su banda. Por eso me interesa el cine documental del metal latinoamericano”

Y ese cine se interesa por la era que ha marcado Masacre y Oquendo en la escena musical del país. Una era de crítica frente a las realidades que vivieron sus integrantes. ”Nuestra influencia fue la realidad de la ciudad (Medellín): narcotráfico, paramilitarismo. Por eso, para mí, la muerte es optimista. Porque resulta una vía de escape para todo lo que la gente y nosotros, como banda, tuvimos que vivir”

De esta manera, culminó la segunda jornada del FICIME 2021. Dos iniciativas artísticas (tanto la de la Alex como la de Nelson) que se han unido en el camino que comprenden y permiten comprender el metal desde otra perspectiva. Dos proyectos de investigación que reflejan, en alguna medida, lo que la gente es.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *